Menu

El "Ahora o nunca" de Doble Elefante

"Las canciones cada uno las vive y define como quiere"

Doble Elefante

En esta eclosión musical que se vive estos días, Doble Elefante aspira a ser un grupo que suene y resuene. Sus cuatro componentes saben que no solo toca lidiar en el mercado, sino entre ellos mismos, pero eso no les ha restado fuerzas para lanzar su primer EP, Ahora o Nunca. El trabajo de cinco temas de rock, pop y tintes electrónicos salió el pasado mes de febrero cargado de un mensaje que, aunque inicialmente tormentoso, muestra un hueco por el que apetece escaparse para luchar.

El grupo concedió una entrevista a Baldosas Rojas para hablar de este disco y dar los primeros visos de su segundo proyecto breve que se está sembrando en estos momentos con la colaboración de Suso Saiz.

Doble Elefante, ¿de dónde viene este nombre?
Miguel:
Soy muy fan de la serie de animación Hora de aventuras.En uno de los capítulos aparece un personaje: el Doble Elefante telépata de guerra. A raíz de ahí hicimos una canción que habla de hasta qué punto uno tiene que tirar de sí mismo para conseguir lo que quiere. Queríamos alejarnos un poco de todo lo que estábamos haciendo antes; nos parecía curioso como nombre y vimos que el concepto del Doble Elefante y de la dualidad tenía mucho que ver con nosotros. Anque como siempre decimos: ponerle nombre a una banda es mucho difícil que componer una canción.

El título del disco, Ahora o Nunca, ¿es un ultimátum?
Miguel
: Mmmmm… No. Bueno, en el fondo igual sí que hay un poco de ultimátum. Llevamos tiempo haciendo música por separado. En la música nunca se puede decir “ahora o nunca” porque siempre hay una siguiente vez, pero llega un momento en el que a lo mejor te lo planteas e inconscientemente a lo mejor sí que tiene algo que ver con eso. Pero desde luego consciente no ha sido. Tuvimos que elegir rápidamente un título para el EP y elegimos el título de la canción.

María Valverde aparece en el primer vídeocliop de esta canción Ahora o Nunca, ¿habéis conseguido que salga más perversa de lo que acostumbramos a verla?
Félix:
Atacamos por ahí. La idea fue de Miguel, que nos dio la llave para presentarle un papel diferente. De María es un detalle acojonante apostar por una banda que apenas se conoce. Un amigo realizador nos ayudó a hacer el montaje; otro a planificar, desglosar la historia por planos; la responsable del vestuario fue una amiga de Miguel, otra nos ayudó con el maquillaje, y la producción la hicimos todos.

"Rock independiente desde un universo abiertamente pop y salpicado de atmósferas electrónicas". ¿Casa esta definición con vuestro estilo?
Miguel:
Es difícil definir lo que uno hace. Uno no tiene la posibilidad de verse desde fuera. Nacho y Sergi son fanáticos de los Beatles. Félix es un batería de rock y yo tengo un concepto un poco más indie de la música. La mezcla de todo es lo que hace eso. Pero es sólo un esbozo de lo que puede ser porque las canciones al final cada uno las vive y define como quiere

¿Consideráis que vuestras letras son un tanto oscuras, poco alegres?
Miguel:
Las historias como la de Ahora o Nunca ocurren y se convierten en una canción. Esta es una historia de un amigo en común que conoce a una mujer que es amiga de Lucifer total y absolutamente. Es una canción de sufrir, pero al final todos los temas que hacemos tienen un punto de esperanza y supervivencia. Y de salir adelante o por lo menos de “planto cara”. Creo que al final todos los temas aunque tengan un punto oscuro sí que tienen una intención de salir de la oscuridad.

¿Qué es más difícil ahora: que te escuchen en casa, que te compren el disco o que vayan a verte a los conciertos?
Al unísino
: Que te compren el disco.

Miguel: Es un concepto que para nosotros ni siquiera existe porque nuestro disco está en iTunes, Spotify, tenemos tarjetas de descarga que damos en los conciertos… No hay una intención de ganar dinero en ese sentido porque creemos que al final tiene que cambiar ese concepto de la música como negocio. Lo más difícil es que te compren.

Sergio: La música como negocio sí que existe, pero no para grupos como nosotros.

Félix: A veces es difícil decirle a la gente que vas a dar un concierto porque no salen por un sinfín de casualidades. Te puedes tirar tres meses sin pisar un escenario y eso es demoledor.

EP de Doble Elefante¿Es Madrid un sitio complicado para el acceso a tocar?
Miguel: Sí que es cierto que Madrid no es una ciudad fácil para tocar. Todas las salas te piden dinero por tocar asegurando que vas a llenar. No hay un apoyo en ningún caso, excepto en Café La Palma al que estamos muy agradecidos. Pero no hay una idea generalizada de apoyo a la música en directo en una ciudad que luego cuando hablas con gente de fuera piensa que en Madrid lo tenemos muy fácil.

Félix: En los 90 era muy sencillo. La única premisa era: trae a tus colegas y vamos a medias. Y eso a día de hoy se ha dado la vuelta.

Y en la banda, ¿las cosas son siempre fáciles? ¿Lo es ponerse de acuerdo?
Miguel:
Lo más difícil es aguantar, superarlo. Porque cuando sales fuera surgen roces, cuando compones surgen roces, cuando ensayas surgen roces y también hay momentos muy buenos. Lo más difícil es saber aprovechar las cosas buenas de todos esos momentos y saber que vamos a seguir tocando.  La convivencia es general es complicada, pero yo creo que lo que demuestra que una banda tiene algo que decir es superar esa convivencia.

En febrero salió el EP, ¿en qué estáis ahora?
Miguel
: Ahora estamos en un proceso de maquetación y preparación de lo que será el siguiente EP y estamos mezclando los directos con el trabajo y con los ensayos.

¿No os planteáis el Crowdfoundig para vuestro trabajo?
Miguel:
No. Quizá en un futuro sí, pero ahora no. También es una cosa que nos hemos currado nosotros, la grabación desde el primer EP. Todo desde el principio hasta el final con nuestros medios. Lo hemos grabado en local, sin estudios; lo hemos mezclado en una casa de un pueblo de Segovia en plan “yo me lo guiso, yo me lo como”. Entiendo que el concepto de Crowdfounding funciona, pero a nosotros no nos hace falta.

Félix: Empezamos sin ninguna pretensión de tiempos ni de calidades, simplemente maquetar los temas para ver cómo funcionaban y nos dimos cuenta de que la calidad ganaba puntos cuando no buscábamos eso que nos daría un gran estudio.

Doble Elefante

¿Va a cambiar este nuevo EP el estilo que habéis dado al primero?
Miguel
: Al final nosotros lo que queremos hacer es música. Por suerte ahora estamos colaborando con Suso Saez que es un máquina. Estamos ensayando; cuando se pueda empezaremos a grabar y en dos meses tendremos otros 5 temas. Por muy convencidos que estuviéramos de que nuestras canciones merecieran la pena, una visión como la de Suso y esta experiencia cósmica ya está siendo el copón. Creo que va a ser una lección y estoy convencido de que va a ser muy buen EP.

Félix: Ninguno de nosotros somos músicos profesionales y nunca nos hemos encontrado en el camino con alguien que tenga esa formación. Y de repente te encuentras con una persona que desde fuera ve lo que tú estás haciendo y es capaz de darle un chas de dedos y un giro absolutamente diferente. Aparece otro concepto musical, un universo de ritmos, sonidos que tiene una facilidad de verlo que tú no tienes y él te lo deja ver.

¿Qué planes de directos tenéis? ¿Algún festival?
En el Café la Palma estaremos en junio y en Jazzaldia de San Sebastián el 28 de julio y abiertos a todo. Ahora mismo estamos centrados en grabar. 

Doble Elefante son: Miguel Ángel Suárez (voz y guitarra), Nacho García (guitarra), Sergio Moscat (bajo) y Félix Ruiz-Medrano (batería).

 

Leer más ...

El susurro hecho canción

Marta Plumilla presenta su primer disco financiado por crowdfunding 

Marta Plumilla en una actuación en directo

No se engañen. Dentro de la apariencia un tanto frágil, de una vocecita dulce, de una melena despeinada… hay mucho ingenio, emoción y sonido. Si todavía no la conocen quédense con este nombre: Marta Plumilla. Marta, la que ha ido a Marte, cuya voz interior interrumpe a la de fuera, la que desgrana verdaderas historias en sus canciones y la que creció en Libertad, 8 en sus incursiones en Micro Abierto.

Marta Plumilla y Ma FéeCantautora, poetisa, actriz… Marta Plumilla acaba de lanzar su primer disco titulado Sonata de miedo para piano interpretada en guitarra por una guitarrista pésima e interrumpida constantemente por mi voz interior. Leído así (por extenso, por contradictorio, quizá) puede sonar a canallada, a despropósito, a ¡poesía! Pero es más que eso, es un fiel ejemplo de lo que es la cantante: una amalgama inteligente de contradicciones y parodia, música y teatro.

Ella misma sabe que es difícil catalogarse, pero si hay algo con lo que se define es con “el mundo de las imágenes”, señala en una entrevista con Baldosas Rojas. “Mi cabeza funciona con imágenes, que es por donde marco la diferencia. Es lo que se sale de contexto: hago música, canciones, pero con algo más. Mi puesta en escena está apoyada con imágenes porque llevo muchos años haciendo teatro".

Miremos atrás. En su juventud Marta escribía sus propias canciones y las cantaba, pero lo descartó a favor de la interpretación a la que ha dedicado los últimos 10 años de su vida. Hasta que un buen día decidió colarse en Libertad, 8 y “entonces me encontré con un micro, me encontré a mí misma, fue como un viaje… canté canciones de cuando tenía 15 años”. Sintió el impulso desaforado y vital de que ese era su camino.  Y a partir de ahí empezó a componer “compulsivamente”, conoció a Andrés Sudón, Manu Calvijo y Ma Fée y juntos formaron el colectivo cultural En La Casa, un proyecto que también creará sus propios trabajos discográficos. Tras esta alianza advirtió que “puedo hacer lo que me dé la gana, puedo cantar, puedo ladrar o incluso hacer el pino-puente si veo que tiene sentido para mí”.

Y es que Marta es todo eso. Su disco está compuesto de 12 canciones que hablan del amor, de Marte, de las bicicletas, los globos, de preguntarle a la calavera de Hamlet qué le pasa, o ver al amor fumando en un banco. Porque ella puede coger todos esos ingredientes, aderezarlos con todos los animales de la selva y fundirlos en una ranchera con sentido (y sin él). Porque ella es así. Una chica que en directo lanza contradicciones jocosas, que sabe hilar las parodias hasta sacarte la carcajada más estrepitosa y hacer del espectáculo un grato placer para los oídos y la vista.  “Me gusta jugar, romper. Canto, susurro, meto el humor. Puedo hacer lo que quiera”. “Yo no lo pongo fácil para que alguien venga y no esté dentro (del espectáculo). No se lo voy a poner fácil para que pueda poner su lavadora, hablar con sus amigos y enviar un whatsapp, no lo pongo fácil. Interesa que vengan y se metan en el viaje”.  

Portada del disco de Marta Plumilla

Primer disco y crowdfunding
La publicación de este disco, grabado en En mi Rincón por Antonio del Pinto, ha sido posible con las aportaciones en Crowdfounding, que la artista valora porque “si no, no podríamos editar un disco”. Si no hubiera conseguido la financiación, lo hubiera “movido como disco digital, pero este es mi primer disco y quiero verlo, tenerlo”.

Su próxima misión: darlo a conocer, una tarea que sabe que es “complicada”. “Es algo que en la casa tratamos de descifrar, el cómo llegar a la gente, cómo se hace… y no sabemos porque las fórmulas de todos los demás no nos sirven, no nos apetecen o no nos interesan, por lo que estamos tratando de encontrar lo nuestro. Hay un público muy numeroso que no se piensa mucho a qué va y va como ocio; pero también hay otro público que sí escoge, decide. La cosa es encontrarlo, ese, el tuyo. Que quiera ver eso. Pasarse una hora y cuarto contigo”. 

Pincha aquí para escuchar a Marta Plumina con su single Mi vida en Marte.

Leer más ...

Andrés Sudón, al natural

El cantautor acaba de sacar su cuarto disco a la venta, Consciencia  

Andrés Sudón, tras acabar una sesión de Micro Abierto. Foto: Mamen Hernández

Se dice pronto. Con 35 años, lleva desde los 17 subido a los escenarios, cantando acompañado por su guitarra, con tantos conciertos en su haber que ya perdió la cuenta de si fueron 2000 o 3000. No importan las cifras porque a Andrés Sudón de lo que más le gusta hablar es de emociones. El cantautor salmantino acaba de lanzar Consciencia, que se corona como el cuarto de sus discos publicados. Pero insistencia mediante, lejos de hablar de cifras, Sudón cabalga entre sentimientos, con los que ha ido experimentando a lo largo de su vida y que ha volcado en cada una de sus canciones. Ahora ha llegado el momento de expresarse.

Nueva creación en la calle, ¿qué se siente?
Este es mi cuarto disco, pero lo considero como el primero. Llevo muchos años en los escenarios, he tocado muchísimo, grabado muchísimas maquetas, otros tres disco; pero nunca lo he hecho pensando en que lo he hago es algo que guste. Lo he hecho por puro placer profesional y hace unos años, como unos 8 años, tomé  la decisión de ser un cantautor profesional y hacer canciones para el público. Y una vez tomada mi decisión dejé de experimentar tanto y hacer locuras y me puse a trabajar.

¿Cómo fue ese trabajo? ¿Qué hiciste?
Lo primero que hice fue acercarme a la gente para ver cómo eran, porque yo era una persona muy cerrada, con un círculo muy pequeño de amigos, era muy friki.  Y empecé a ser un ser humano normal, aprendí a cantar, a tocar la  guitarra, a entrar en escena. Esto es lo que he hecho en los últimos años y que ha culminado en este trabajo que se llama Conciencia: tomar consciencia de mí mismo para entregarme a los demás. Es un trabajo que he hecho egoísta y  egocéntricamente porque hablo de mí, desde mis propias experiencias. Y es que todo lo que digo es absolutamente verdad. No he vivido experiencias para hacer canciones, sino que con la experiencias que he vivido hago canciones. Para mí este disco es la experiencia de 18 años de trabajo y el principio de mi carrera.

Entonces, ¿antes eras un desconocido?
Es lo que yo me he buscado. No busqué nunca la fama ni nada. En Salamanca sí era muy conocido. Nunca he trabajado por difundir mi trabajo, es ahora cuando lo voy a hacer por primera vez, no porque me parezca maravilloso, sino porque lo he hecho para la gente, para ellos, para que disfruten… para que les sirva para algo.

¿El cantautor canta o cuenta?
El cantautor, canta, cuenta, llora, pretende ser bello para regalar belleza a quien lo consuma. Yo no cuento, no tengo historias en mi sentir, no hay narraciones, trama, yo respondo ideas, sentimientos.

Y sentimientos que a la par que cantas, explicas, como has hecho en tu blog. ¿Es necesario explicar las canciones?
Pues puede que sí. En los conciertos siempre explico un poco la canción y la gente me lo agradece porque así la entiende un poco mejor. De hecho, cuando hice lo del blog, de explicar las canciones, mucha gente decía que la gustaba muchísimo más porque conoce la historia. Es importante que las canciones estén basadas en hechos reales y el que cante se deje la vida en la canción. Para demostrar, para mostrar, que yo me dejo la vida en las canciones, conté cómo las hice y por qué. Fue una experiencia muy bonita, me unió mucho más, conmigo mismo en mi pasado.

¿Todos tu temas musicales son experiencias propias o hay algunas de otros?
Yo no soy un observador de la realidad para nada, soy un observador de mí mismo, de mi interior. Yo no entiendo a la gente porque no me entiendo a mí, busco primero entenderme a mí y según me entiendo a mí voy entiendo a los demás. No soy un cronista de la realidad sino una persona que expresa su vida interior.

Y lo haces "con naturalidad", como el título de tu primer single. Con un vídeoclip desenfadado que sorprende.
Con él yo quería expresar ese estar conmigo mismo, cuando estoy solo en mi casa, cuando hago las canciones… En el vídeo hay uno que está vestido, con lo superficial, con lo que muestra, cantando. Y hay otro que está latente, desnudo, con naturalidad. Es una idea muy simple, pero la canción pretende algo muy complejo porque yo creo que el ser humano, al menos aquí en Occidente, está muy ceñido a ciertas normas morales, a ciertas costumbres, y no es natural. El ser humano es un animal consciente, pero esa consciencia le ha llevado a estar limitado y a no ser libres. Mucha gente se asusta al escuchar los versos de “cuando nos callamos y follamos sin futuro” y esto es algo muy importante, lo mejor que hay, es un placer enorme. Lo demás es política y eso no me gusta. Es verdad que el sexo también lo hace más bello tener un compromiso con alguien, pero me da mucha pena que tenga que ser así. Sigo creyendo que soy un animal y me gustaría poder hacerlo con quien tuviera ondas, como dicen en México. No tanto preámbulo, ni política.

Pincha aquí si quieres el vídeo de Con Naturalidad. 

Andrés Sudón durante el Micro Abierto. Fotos: Mamen Hernández

Háblanos de otras canciones:  "Libertad", "Amores indoloros", "Sobrenatural"…
Sobrenatural habla de una pelea con mi pareja y por eso digo “tu mal humor como un poder sobrenatural”. Con ello pretendo explicar cómo su enfado era más poderoso que la lógica a la hora de discutir. No importaba quién tuviera razón, sino que estaba enfadada y yo tenía que estar a sus pies. No me parece que sea bueno que el amor sea sobrenatural, sino que sea con naturalidad. Otra canción, Amores indoloros, va por esa línea de que se piensa que el amor tiene que ser una tragedia. Yo no creo que el amor tenga que ser tragedia. Podemos ser felices. Por eso yo pido amores indoloros, no llorar sobre el inodoro. Porque hubo un día que estuve llorando postrado en un inodoro. Y digo: Creo que te quiero pero ya no creo que en este amor, quiero estimulantes, amores indoloros, no llorar sobre el inodoro. Y luego está Libertad… en la que digo: yo nací en libertad, nadie nace necio. Y hablo de cómo hay mucha gente que dice que no nos dan  libertad, que nos la quitan; pero los primeros que nos la quitamos somos nosotros mismos.

Andrés Sudón, además de él mismo, participa En la Casa. ¿Qué es esto? 
Es como una historia de amor. Conocí a Marta Plumilla en Micro Abierto, vi ese talento que estaba muy escondido y le ofrecí ser su guitarrista ya que ella no sabía tocar prácticamente. Luego con Manu Clavijo al violín y Juan a la guitarra llegó el resto. Y este verano estuvimos ensayando para los conciertos del Galileo y al acabar nos pusimos a hacer vídeos. Y así se formó La Casa. Tenemos la idea de que sea un grupo de música, tenemos 4 canciones y cuando tengamos 12 haremos un disco.

Os conocisteis en Micro Abierto, algo que llevas dirigiendo varias años en Libertad 8.
Dos años y medio,  con 126 ediciones, semanas (en el momento de la entrevista). Yo creo que inventé los Micros Abiertos en este país, aunque es algo que se hace de toda la vida: la jam sesión, pero aquí no era muy habitual. En 2005 o 2006 estuve trabajando dos salas en Madrid que hacían jam sessions de canciones. Después monté el Micro Abierto en Salamanca y allí tuvo mucho éxito. Cuando volví a Madrid, me dijeron que estaban a tres meses de cerrar el local, no tenía ambiente, ni público. Propuse el Micro Abierto y ha hecho que resurja esto un poco. Liberad 8 siempre ha sido el templo de la canción de autor. La fórmula ya se está haciendo en todas partes. La gente se conoce, se hace arte… no hace falta ser estar en la industria y ser alguien famoso para para disfrutar del arte, solo basta con que lo aprecies . ¿

¿Cómo funciona?
La primera vez tienes que mandar un email a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. . Y la siguiente, vienes simplemente, te apuntas y participas. También tenemos talleres y monográficos.

Canciones, Micro Abierto y también poemarios. ¿Tienen algo que ver con los temas que interpretas?
Son justo lo contrario. Cuando hago una canción tiene que rimar, tiene que ser trascendental. Estos poemas son los que escribo cuando llego a mi casa destruido y empiezo a desahogarme. Un amigo mío llevaba tras de mí mucho tiempo y cuando me lo propuso, lo seleccioné. La cosa es que funcionan muy bien.

La fotografía de la portada es la que aparece en el disco. La autoría es de Ma Feé Castillo y Marta Plumilla

Leer más ...

Daughter, amalgama de tristezas hecha canción

El trío londinense presenta su primer disco en la Joy Eslava

Daughter en concierto

Casi pareciera que no se lo cree. Que el éxito no es suyo. Que no tienen delante a una Joy Eslava a rebosar y que son otros los que van a subirse al escenario. Pero no. Daughter empieza a entender de este tipo de grandezas. El pasado 18 de noviembre el trío de Londres con la vocalista Elena Tonra a la cabeza estrenó el repertorio de su primer disco If you leave en la conocida sala madrileña ante un público que pedía emocionarse desde dentro de la melancolía musical y que consiguió hacerlo en uno de los dos directos que el grupo ha dado en nuestro país. 

Elena está lejos de esa cantante alocada que se desmelena en los conciertos. Es delicada, no muerde. Ella es de esa timidez más propia de las actuaciones primeras, casi queriendo guardar las distancias, más cercana al sonrojo que al descaro, y más pendiente de su ternura y del cuidado en los acordes de su guitarra. Tiene esa voz suave, afinada, que bien sabe transmitir el llanto y que se crece cuando la canción lo requiere. En los primeros temas apenas interactúa con el público pasando la batuta al guitarrista Igor Haefeli, y dejando escapar palabras en forma de susurro.

El trío, cuyos inicios hay que buscarlos en 2010, fue desgranando el disco y otros temas incluidos en sus EPS que sonaron con garantía de éxito. Una Candles acompaña por los coros del público, la fuerza de Human, la dulzura de Love o la tristeza de Landfill sobrecogieron a la sala que supo respetar la ceremonia de lamento del grupo. Porque las canciones de Daughter son íntimas, casi un recital de penurias que explota en directo y que se potencia con la épica de la batería de Remi Aguilella o el desgarrador arco que utiliza Igor Haefeli para aportar tremendismo en los sonidos de su guitarra siguiendo la estela de Sigur Rós.

El directo sigue. Y hay momentos también para canciones como Amsterdam, Smother o la emocionante y estremecedora Shallows, que cierra el disco y que contuvo el aliento de más de uno hasta su estallido a medida que avanza la canción. Y como broche final, Youth, todo un himno ya en los conciertos del grupo y cuyos primeros acordes dejaron  ver a una Elena totalmente emocionada y que por fin se animaba a hablar y bromear con los asistentes. Fue sin duda uno de los momentos cúlmenes del concierto con todas las voces acopladas a cada palabra de una de las melodías que más populares han hecho al grupo.

Como colofón, Daughter ofreció la versión que han hecho de Get Lucky de Daf Punk, aportando su sello personal a uno de los temas que más alto han llegado este año en la esfera musical.

Leer más ...

Agosto Frío, rock virtuoso

"Somos unos antimodas"

Agosto Frío. Foto: Mamen Hernández
 

Empezar un proyecto musical es llenar un saco de entusiasmo. En cuestión de gustos, a pocos les agradaría un agosto frío, pero los dos Guillermos (Manzanares y Soloaga) y Alberto Clemente sólo se han adueñado de este nombre para dar forma a un nuevo grupo de rock con ganas plenas de subirse a un escenario, interpretar sus canciones y hacerse un hueco en la esfera musical. Baldosas Rojas se trasladó hasta su local de ensayo, una escuela de música donde los componentes imparten clase. Por aquel entonces, Miguel Simón era todavía el vocalista del grupo, pero por motivos personales "no puede venir". Ahora, pocos días después, esta joven banda busca voz para sus nuevas canciones. 

Agosto Frío es un grupo novel con un ímpetu feroz, cuyos integrantes charlan a la vez, se interrumpen, batallan. Será porque todos quieren compartir la emoción del momento. O porque en el fondo les urge sacar la energía que la ilusión primeriza les impone. Estos tres músicos, afincados en el distrito madrileño de Tetuán se han juntado para hacer rock en español tras conocerse en un concierto de Dream Theater, aunque ya se habían echado el ojo en los pasillos del conservatorio en el que estudiaban.

El siguiente paso fue hacer su propia banda, improvisar unos temas con instrumentos eléctricos y violá: darse cuenta de que tenían que crear algo propio. Y algo debió de cuajar bastante bien porque “hicimos un disco en tres meses”, señala Guillermo Soloaga.

Este trabajo homónimo incluye nueve canciones (diez en la edición mexicana) con un “rock potente” que presenta unas letras de experiencias “universales” donde el todo el mundo “puede sentirse identificado”. “No teníamos nada. Cada uno venía de un grupo diferente y de repente estábamos juntos. Pensamos que nos teníamos que encerrar con todas las ideas antes de enseñárselas a nadie. Y así, en tres semanas teníamos todas las canciones. Queríamos algo bastante sólido, algo serio”, señala Alberto. 

Tres meses después el disco estaba hecho. Parece que les costó más decantarse por el nombre de la banda que por la creación de las canciones. Tras bromas, propuestas dispares y todo un “infierno”, optaron por extraer su denominación de la canción Piezas, incluida en el disco.“Habla de una situación personal cuando el cantante y otros miembros del grupo estábamos bastante jodidos. Uno de los versos dice la niebla me cegó en este agosto frío, y fue esta frase la que se alzó con el premio.

A la hora de hablar del disco todos parecen tenerlo claro. “Hacemos un rock potente, un tanto virtuoso. Se nota que venimos de un conservatorio”.  Cualquiera que quiera advertirlo, puede descargarse el álbum desde la página web del grupo. “La compra del CD es realmente un acto altruista, un apoyo de alguien que decide comprarlo. Económicamente es un esfuerzo hacer un proyecto personal. Casi todos los miembros somos músicos y nos dedicamos a vivir de ello, y es cierto que nos gustaría que este porcentaje del grupo fuera mayor”, explica Alberto.

 

A la hora de hacer música, cada uno bebe de diferentes influencias, pero “somos bastante diplomáticos, nos gusta lo que hacemos”, señala Alberto. Aunque “somos muy críticos, que también es bueno”, agrega Guillermo Soloaga. Al igual que el resto del grupo, Soloaga es consciente de que “encontrar espacios donde tocar para los grupos emergentes es complicado”. Su compañero filas y tocayo, Guillermo Manzanares, va un poco más allá aportando el tono más crítico a la situación que vive la música actualmente. “Cada vez es más difícil actuar en directo en buenas condiciones y hacer un disco es una inversión económica”. En un momento en el que “nadie compra discos sabemos que hay que ganarle al directo, pero tampoco es posible entrar. Te piden un alquiler altísimo y entonces piensas: a ver si amortizo primero”.

Otra de sus sensaciones poco reconfortantes se deriva de que ahora incluso en festivales poca gente escucha. “Molaría mucho que los conciertos cortitos la gente se quede, den una oportunidad, pero es muy complicado”. Alberto, incluso, da otra vuelta de hoja. “Veo que muy poca gente hoy escucha música”, quizá motivados por la sobrecarga de música que dispara el mundo virtual. “Antes comprabas discos, los escuchabas de arriba abajo y ahora te bajas 40. Ya no tiene el mismo valor. Esto a nuestra generación le cuesta mucho asimilarlo. Lo de sufrir por conseguir algo”, explica.

Nuevo disco

Pero no todo son denuncias en voz alta. Agosto Frío tiene ganas de subir a un escenario, de “tocar y que nos conozca más gente. Que les guste lo que hacemos”, dice Soloaga. Por el momento ya han dado varios conciertos, se han presentado a concursos y en “todos  hemos acabado cuartos o quintos”, se ríen. Aunque eso tampoco les duele porque acuden a las convocatorias con la idea de que “nos escuchen y conozcan. Y si luego ganamos; pues mejor, porque lo vas a invertir en tu proyecto”.

Y en ello están ahora, trabajando con empeño en un segundo disco que va a seguir la misma línea del anterior, aunque con toque distinto. “Somos unos antimodas". Realmente sabemos lo que nos gusta y vamos a seguir aquí, no nos van a cambiar. Sí tenemos que modificar algo, aunque lo haremos sin seguir los cánones”, dice Alberto. Su nuevo proyecto  “volverá a tener una base rítmica potente, pero cambia la forma en la que hemos planteado los temas. La idea no es repetir demasiadas tomas, que podamos presentarlo en directo tal cual. El primero es bastante virtuoso. Ahora va a ser más puro. Sin el truco del técnico de estudio”, señalan. Además, a la voz de Miguel ya le han sacado algún parecido con la Bunbury, y “esa es otra de las cosas que estamos cambiando”, dijeron hace varias semanas. Y Miguel ya no está. Por eso el grupo busca cantante como señala en su página de Facebook. 

Su próximo reto es conseguir también oyentes en el mercado americano, para lo que han hecho entrevistas en México. Y tocar, tocar, tocar, que es la mejor forma de advertir “si somos los suficientemente buenos”. Su idea sería poder entrar en el circuito festivales. “Que la gente nos vaya conociendo porque si nos oyen. y a nadie le gusta el grupo, pues ya lo sabemos y lo hemos intentado, pero si nunca te ve la gente, no sabes si estás en el camino correcto.

Escucha El latido de la vida, de Agosto Frío

Versión acústica

 

Versión original

 

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3

Info

  • Baldosas Rojas
  • Todos tenemos nuestro talento. ¿Cuál es el tuyo? Cuéntanoslo y lo publicamos. 
  • Contacto: info@baldosasrojas.com
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3