Menu
Conciertos

Conciertos (2)

Rosalía, el cante flamenco de la modernidad

La cantaora desgrana su trabajo musical, Los Ángeles, en el Circo Price

Rosalía - Los Ángeles

De ella dijo Pepe Habichuela que cantaba como “una vieja”. Si uno escucha su voz, apasionada y cálida, de dulzura en el lamento, entiende por qué Rosalía es la nueva sensación del flamenco. A sus 24 años, la joven catalana interpreta la música saboreando cada palo con una emoción tan propia que ha llamado la atención de los jóvenes y no tan jóvenes.

El pasado 3 de febrero, la cantaora desgranó su debut discográfico Los Ángeles (Universal) en el teatro Circo Price acompañada por Raúl Refree, productor de un proyecto que aborda la muerte sin rodeos, natural y sin prejuicios, con versos que traen a la actualidad cualquier atisbo pretérito.

La cantaora y el productor aparecieron sobre las tablas rodeados de un humo que inundó el escenario. Tras tomar asiento, sonaron los primeros notas de Si tú supieras compañero, tema con el que arranca el disco. Este comienzo da buena cuenta de la muestra del resto de repertorio: una simbiosis de versos y antiguos cantes del folclore flamenco, desde tangos a fandangos, alegrías o seguiriyas.

Rosalía, concierto en Circo Price

Empieza la ceremonia como un sepelio sereno en el que se vela a los muertos. La música continúa con Aunque es de Noche, un tema popularizado por Morente y Habichuela desde el poema La noche oscura del alma de San Juan de la Cruz. Le siguen la dolorida Nos quedamos solitos y las desconsoladas Por mi puerta que no lo pasen y Que se muere, que se muere.

Con su larga cabellera y ataviada con un vestido negro con flores rojas, Rosalía entona sentada junto a la guitarra de Refree, que acaricia y rasga las cuerdas, en calma inicial y con garra a continuación. Agita con poderío cada acorde como si impusiera toques de rock a los palos de flamenco. Es una máquina de hacer música. Irrumpen ahora con Catalina, con el público ya en el bolsillo, aplaudiendo con entusiasmo al final de la canción y soltando algún que otro piropo a la barcelonesa.

Rosalía, con cierta timidez, contesta y continúa desgranando las melodías, desde Llanto de Sacromonte a Que nadie vaya a llorar o Te venero, esta última al piano, con un Raúl que pisa con fuerzas las teclas del instrumento. La cantaora despliega su voz, se lamenta y aclama hasta que finaliza los cantes dejando, incluso, escapar alguna lágrima. A ratos, sostiene el micrófono con una mano mientras con la otra señala al cielo en un intento de grabar en el aire cada palabra que sale de su boca.

Continúa con De Plata bajo las cuerdas de la guitarra española y, como colofón a esta noche de desvelos, Rosalía decide interpretar I see a darkness, el tema que cierra su disco compuesto por Bonnie Prince Billy. La actuación ha transcurrido en un suspiro. Rápida, en duelo, mecida por los cánticos y el arrullo de la música. 

Abanico de influencias

Están los detractores, abanderados del purismo, que consideran a Rosalía una impostora y la acusan de apropiacionismo cultural en su forma de concebir el flamenco. Lejos de las críticas y dejándonos llevar por la emoción de la música, el poderío artístico avala a esta joven que asegura llevar 13 años bebiendo del cante flamenco, interesada en la lírica vocal y en otras influencias variadas que ayudan a configurar en lo que hoy se ha convertido.

Premio Ojo Crítico de la Música Moderna 2017 de Radio Nacional de España, la historia musical de Rosalía, aunque acaba de comenzar, ya cuenta con acreditadas actuaciones. Su colaboración con C. Tangana en el tema Antes de morirme acumula más de 9 millones de reproducciones en Youtube. También ha teloneado a Miguel Poveda e interpretado Cuando nadie me ve en el homenaje a Alejandro Sanz de los Grammy Latino 2017.

Y por si fuera poco, compagina su talento con su perfil de Instagram jugando a marcar tendencia. Aunque algunos ya la han catalogado como la Patty Smith del flamenco o la Lola Flores del siglo XXI, Rosalía rehúye de etiquetas que para ella solo significan una cosa: ponerse límites. Por eso, reivindica cualquier estilo musical, los cultiva y escoge su propio flamenco que, fuera de corsés, transmite su verdad, versátil y evolucionada.

Ha llegado Rosalía, que suenen las palmas.

Leer más ...

Daughter, amalgama de tristezas hecha canción

El trío londinense presenta su primer disco en la Joy Eslava

Daughter en concierto

Casi pareciera que no se lo cree. Que el éxito no es suyo. Que no tienen delante a una Joy Eslava a rebosar y que son otros los que van a subirse al escenario. Pero no. Daughter empieza a entender de este tipo de grandezas. El pasado 18 de noviembre el trío de Londres con la vocalista Elena Tonra a la cabeza estrenó el repertorio de su primer disco If you leave en la conocida sala madrileña ante un público que pedía emocionarse desde dentro de la melancolía musical y que consiguió hacerlo en uno de los dos directos que el grupo ha dado en nuestro país. 

Elena está lejos de esa cantante alocada que se desmelena en los conciertos. Es delicada, no muerde. Ella es de esa timidez más propia de las actuaciones primeras, casi queriendo guardar las distancias, más cercana al sonrojo que al descaro, y más pendiente de su ternura y del cuidado en los acordes de su guitarra. Tiene esa voz suave, afinada, que bien sabe transmitir el llanto y que se crece cuando la canción lo requiere. En los primeros temas apenas interactúa con el público pasando la batuta al guitarrista Igor Haefeli, y dejando escapar palabras en forma de susurro.

El trío, cuyos inicios hay que buscarlos en 2010, fue desgranando el disco y otros temas incluidos en sus EPS que sonaron con garantía de éxito. Una Candles acompaña por los coros del público, la fuerza de Human, la dulzura de Love o la tristeza de Landfill sobrecogieron a la sala que supo respetar la ceremonia de lamento del grupo. Porque las canciones de Daughter son íntimas, casi un recital de penurias que explota en directo y que se potencia con la épica de la batería de Remi Aguilella o el desgarrador arco que utiliza Igor Haefeli para aportar tremendismo en los sonidos de su guitarra siguiendo la estela de Sigur Rós.

El directo sigue. Y hay momentos también para canciones como Amsterdam, Smother o la emocionante y estremecedora Shallows, que cierra el disco y que contuvo el aliento de más de uno hasta su estallido a medida que avanza la canción. Y como broche final, Youth, todo un himno ya en los conciertos del grupo y cuyos primeros acordes dejaron  ver a una Elena totalmente emocionada y que por fin se animaba a hablar y bromear con los asistentes. Fue sin duda uno de los momentos cúlmenes del concierto con todas las voces acopladas a cada palabra de una de las melodías que más populares han hecho al grupo.

Como colofón, Daughter ofreció la versión que han hecho de Get Lucky de Daf Punk, aportando su sello personal a uno de los temas que más alto han llegado este año en la esfera musical.

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3

Info

  • Baldosas Rojas
  • Todos tenemos nuestro talento. ¿Cuál es el tuyo? Cuéntanoslo y lo publicamos. 
  • Contacto: info@baldosasrojas.com
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3