Menu
Espectáculos

Espectáculos (3)

El banquete animal

Pablo Messiez desenfunda una versión moderna de Bodas de sangre plagada de instinto y desenfreno

Cartel de Bodas de Sangre“¿Por qué hemos de ir siempre al teatro para ver lo que pasa y no lo que nos pasa?”, con esta pregunta irrumpe el primer presagio de muerte con forma de mujer que deambula por las tablas del Teatro María Guerrero. En este tono interrogativo comienza la propuesta actualizada de Bodas de sangre de Pablo Messiez, un atrevimiento feroz sobre un escenario blanco, tan níveo que escuecen los ojos ante el primer estallido de luz.

La versión del director argentino moderniza la original con una recreación estética de corte cinematográfico mientras juega con recursos lumínicos. Cuadros de color surgidos del techo trocean la sala y crean espacios a modo de habitaciones, vacíos, a la espera de llenarse con la acción.

El texto de Lorca se masca en este montaje tal y como fue concebido, salvo algunas incorporaciones y poemas del autor granadino, como El pequeño vals vienés en la melodía de Leonard Cohen, que también suena en la película La Novia. Asistimos a un desgarro visceral de cuerpos e instinto, donde la razón se esfuma ante el deseo y el desenfreno. No vemos al Lorca del pueblo andaluz, en su versión más dogmática de lamentos y quejidos, aunque de lejos se escuche el galopar de los caballos. Vemos a otra figura viva. Un espíritu contemporáneo que hace de un banquete una celebración alocada, impura, irracional, donde se mezclan danzas etílicas con dosis de cocaína esnifada al ritmo de Bambino.

Adornado en una preciosa escenografía recreada por Elisa Sanz, el elenco de actores se mueve sobre el escenario con voluntad y arrojo. Gloria Muñoz está brillante en su excelente interpretación de madre del novio. Sobresalen también el nervio y pasión en las actuaciones de Carlota Gaviño (novia) y Francesco Carril (Leonardo), mientras que Julián Ortega muestra un novio desprendido de carácter en un trabajo a medio gas. El resto del reparto ensalza la obra y acompaña a la pareja de enamorados: nombres como Carmen León, Guadalupe Álvarez Luchía, Claudia Faci, Estefanía de los Santos, Pilar Bergés, Juan Ceacero, Fernando Delgado-Hierro, Pilar Gómez y Óscar G. Villegas.

El Lorca de Messiez

El Lorca de Messiez, una pieza necesaria, actual y vibrante que también plantea mis dudas: me inquieta el exceso de carne, la generosidad de los cuerpos desnudos, más abierto a la controversia, quizá, que a invitar a la emoción. Lorca no es más Lorca si se muestra la piel. Al mismo tiempo me agrada el riesgo en el escenario, la puesta en escena, el descontrol en un banquete lleno de instintos, que a ratos recuerda a una Última Cena desbocada. Quizá lo que más me desconcierta es algún tinte cómico que, intencionado o no, se cuela entre los diálogos y desequilibra la parte dramática, puede que en una tentativa de aliviar el desgarro.

La recomendamos. Estará en cartel:
Del 18 octubre a 10 diciembre de 2017
Teatro María Guerrero
Horario: de martes a sábado a las 20:30 horas y domingo a las 19:30 horas

 

Leer más ...

Pasen (al agujero) y vean

The Hole2 ofrece su espectáculo de varietés en el Teatro La Latina 

The Hole 2. Foto: Paco Manzano

Si decimos rata y hombre, si decimos rata y hombre y amor… quizá suene un tanto estrambótico. Inaudito. Incomprensible. Pero quizá eso sea, esa mezcla de géneros y esa historia surrealista lo que conforman la señas de identidad de  The Hole 2 como espectáculo. No hace falta haber visto The Hole 1 para enganchar con esta segunda parte que puede verse estos días en el Teatro La latina, pues aunque la última conserva la esencia de la primera, tiene su show y argumento propio, cuyo engranaje independiente funciona por sí mismo.  

La función arranca con un maestro de ceremonias (en este caso Fernando Gil, aunque generalmente suele estar Alex O’Dogherty) que cuestiona la diversión y afronta el momento de casarse, de llevar una vida convencional, hasta que advierte que ha vuelto a entrar en el agujero para tropezar con su antiguo amor, la rata María del Mar.

Aquí comienzan las dudas y aflora un espectáculo en el cabe de todo: una madame que interactúa con el público, los comentarios más mordaces sobre lo fugaz del amor, lo perecedero de la pasión o las críticas a las políticas gubernamentales. Todo aderezado con los tintes más canallas, un desfile de cuerpos que no tienen pudor al mostrarse y un cóctel de emociones que los artistas no tienen miedo de enseñar (ni de dejarse se dejan tocar).

En el elenco se mezclan desde Vinila Von Bismark a María Adamuz, pasando por Álvaro Ramírez Moya, Sergio David Blanco, Nomi Magic, Marchu Lorente o Marilen Ribot Estelrich, entre otros, en un show coral con el desparpajo asegurado. Y es que aunque puede que el agujero tras el que se cobija un ratón sea pequeño, en The Hole 2 puedes disfrutar de actuaciones de circo, cabaret, magia, a música en directo, un espectáculo de variedades sobre un escenario que vuelve a convertirse en la sede de la diversión y la transgresión.    

The Hole2, imagen del espectáculo.

El público es también una parte importante y fundamental del espectáculo. Porque los espectadores de  The Hole 2 no están solo para ver, sentir y aplaudir, sino para participar. Por eso han hecho de las redes sociales una de los pilares de interactuación con el público colocando varias pantallas junto al escenario para que los asistentes puedan ver los mensajes que envían durante la actuación. Además, tienen la oportunidad de cenar mientras disfrutan de la velada e incluso pueden ganar un jamón gracias a un bingo improvisado cuyos cartones se entregan durante el descanso.

Y así, entre acrobacias, sugerencias, baile, explosión luminosa y magia… The Hole 2 entusiasma tanto a jóvenes como a mayores que ocupan su asiento del Teatro de la Latina para salir de la sala con la cara llena de optimismo. Porque este espectáculo no quiere ser una estampa de tristeza, sino un chorro de energía, alegría y buenas vibraciones donde cada noche puede ser diferente.

Aquí, hasta las ratas tienen su halo de grandeza. Porque nunca se sabe lo que nos podemos encontrar dentro de un agujero. Pasen y vean. 

 

Leer más ...

Y estas son mis lágrimas

La Sala Tú acoge los miércoles la obra 'Intimidad', de Iván Ruiz Flores

Silla de Intimidad. Foto: Intimidad
En un escenario desnudo sin más artificios que una silla y un suelo de arena, cuatro personajes se descubren al público, ahondan en lo más profundo de su dolor, escarban y lo expulsan.  No hacen falta luces espectaculares ni un diseño estrambótico para que estas personas  lancen sus miedos, casi vomitando escenas que les han dañado por dentro.

Intimidad es eso. Cuatro historias que necesitan ser contadas porque están listas para el desahogo. Dos mujeres y dos hombres en los que impera su piel por encima de sus vestidos, donde las aprensiones salen a escena en un espacio que se transforma en un confesionario en el que redimirse. Los espectadores pasan a ser testigos de las miserias y se convierten en algo más que un oyente al que le llegan los sonidos del rencor. Porque este texto, obra de Iván Ruiz Flores, consigue que el público no se aburra, sino que quiera saber más de la problemática de las relaciones humanas, de la intensidad destructiva de los amores frustrados, de los crueles envites de la crisis y o del denostado desgaste familiar.

El guionista y director vuelve a ponerles alma a cuatro personajes a los que otorga una historia diferente pero con un hilo común. Está la mujer que desgrana su melancolía y tristeza por la vida que ha llevado con su marido o el joven abatido por la crisis que todavía recuerda su primer desenfreno sexual. También está la muchacha afligida por la relación de tormento con su padre y por la insalvable pérdida de su madre; y el hombre que sufre no solo sus problemas, sino por los de los demás, y que acaba por unirlos a todos y convertirse en alguien de carne y hueso.  

Intimidad es un espejo de la situación actual que atraviesan cientos de familias, donde una relación de pareja se encalla por el paso del tiempo. Es la historia de cómo la quiebra económica arrincona los sueños y te obliga a buscar comida en una esquina de la calle. Intimidad es ese “yo interno” que se esconde muy dentro y que quiere salir fuera, el rencor de haber querido ser valiente y no haber tenido valor, el desahogo del sexo hecho palabra o el dolor en forma de texto. 

Por eso no hace falta que los personajes se muevan en el escenario, ni que interactúen entre ellos, ni siquiera que digan su nombre, ya que son capaces de empatizar con el espectador desde su posición inalterable, dejando a lo sumo escapar alguna lágrima.

Esta es una historia de sinceridad interpretada por un elenco de cuatro ases como son Carmen Mayordomo, Claudio Sierra, Nahia Láiz y Rikar Gil.

La obra puede verse los miércoles en la Sala Tú de Madrid

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3

Info

  • Baldosas Rojas
  • Todos tenemos nuestro talento. ¿Cuál es el tuyo? Cuéntanoslo y lo publicamos. 
  • Contacto: info@baldosasrojas.com
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3