Menu
Mamen Hernández

Mamen Hernández

El dolor monumental de Doris Salcedo

Hasta el de 1 de abril el Palacio de Cristal acoge Palimpsesto, una intervención de Doris Salcedo (Bogotá, 1958) en la que la artista expone su trabajo en torno a la violencia política y al dolor de quienes han quedado al margen de unas dignas condiciones de vida.

Salcedo, que suele definirse a sí misma como una escultora al servicio de las víctimas, construye este monumento a partir de una investigación de las historias incompletas de esta comunidad. En esta obra muestra  la violencia sin violencia y hace perceptible el sufrimiento sin dejarlo a la vista.

El Palacio aparece como un espacio propio de la escultura de Salcedo. Del suelo, brotan gotas de agua que se unen hasta formar los nombres de hombres y mujeres intentaron llegar a Europa para forjarse una vida mejor. Esta es una de las escenas dramáticas escritas en la historia reciente de las aguas del Mediterráneo ante la indiferencia de una parte de la sociedad europea que mira hacia otro lado.

Lady Bird, el pájaro despliega sus alas

La película se estrena en los cines españoles el 23 de febrero

Lady BirdLas plataformas virtuales de cine la catapultaron a los primeros puestos de éxito por una cantidad nada desdeñable de valoraciones positivas, y aunque, este hecho no hay que tomarlo a la ligera, Lady Bird es una cinta capaz de contar con ingenio uno de los lugares comunes más que indagados en cine y literatura: la exploración en la adolescencia.

Greta Gerwig debuta en solitario en la dirección y guion de este filme protagonizado por Saoirse Ronan en la piel de Christine McPherson, o Lady Bird, como ella se define a sí misma, una estudiante de último curso de escuela de secundaria católica que reside a las afueras de Sacramento pasados los 2002.  

Esta comedia dramática de corte indie, basada en la propia experiencia de su directora, supera al consabido guion de instituto adolescente. Lady Bird está preparada para el conflicto y para excavar en su identidad a partir de su gusto por las expresiones artísticas. Como cualquier joven de su tiempo, sus inquietudes afloran mientras se siente incomprendida por su entorno familiar y educativo. Es la chica pájaro que no encaja y se busca a sí misma a riesgo de confundirse en sus elecciones. Natural y rechistona, sus inquietudes la impulsan a querer estudiar en otro estado, experimentar el primer amor, el deseo, los misterios de su sexualidad y las nuevas amistades, aunque ello conlleve desconciertos y decepciones.

Con un gusto, cuidado y delicadeza brillantes, la relación de madre (Laurie Metcalf) e hija ofrece un retrato repleto de contrastes con un abanico de diálogos perspicaces y lúcidos que navegan entre la tensión y la ternura y que reflejan cuán complicado resulta articular el papel de madre e hija y ponerse de acuerdo cuando la ocasión lo merece. Llega el momento irrefrenable en que el pájaro debe salir del nido, lejos de la protección maternal, duela a quien le duela.

Nominaciones a los Oscar
Es de agradecer poder disfrutar de una comedia de este corte rodada como un ejercicio de honestidad. Un texto dirigido, escrito y protagonizado por una mujer que crea personajes femeninos con fuerza, impulsados a seguir sus metas por irrealizables que puedan parecer.

La película ha sido nominada con cinco candidaturas de los Oscars, entre ellas mejor película y mejor actriz y guion. Greta es la quinta mujer en ser nominada a la mejor dirección por la Academia de cine norteamericano. Como candidatas también lo estuvieron, Kathryn por The Hurt Locker, Eran Lina Wertmuller por Seven Beauties, Jane Campion por The Piano y Sofia Coppola por Lost In Translation.

Lady Bird se estrena el 23 de febrero en los cines españoles

Rosalía, el cante flamenco de la modernidad

La cantaora desgrana su trabajo musical, Los Ángeles, en el Circo Price

Rosalía - Los Ángeles

De ella dijo Pepe Habichuela que cantaba como “una vieja”. Si uno escucha su voz, apasionada y cálida, de dulzura en el lamento, entiende por qué Rosalía es la nueva sensación del flamenco. A sus 24 años, la joven catalana interpreta la música saboreando cada palo con una emoción tan propia que ha llamado la atención de los jóvenes y no tan jóvenes.

El pasado 3 de febrero, la cantaora desgranó su debut discográfico Los Ángeles (Universal) en el teatro Circo Price acompañada por Raúl Refree, productor de un proyecto que aborda la muerte sin rodeos, natural y sin prejuicios, con versos que traen a la actualidad cualquier atisbo pretérito.

La cantaora y el productor aparecieron sobre las tablas rodeados de un humo que inundó el escenario. Tras tomar asiento, sonaron los primeros notas de Si tú supieras compañero, tema con el que arranca el disco. Este comienzo da buena cuenta de la muestra del resto de repertorio: una simbiosis de versos y antiguos cantes del folclore flamenco, desde tangos a fandangos, alegrías o seguiriyas.

Rosalía, concierto en Circo Price

Empieza la ceremonia como un sepelio sereno en el que se vela a los muertos. La música continúa con Aunque es de Noche, un tema popularizado por Morente y Habichuela desde el poema La noche oscura del alma de San Juan de la Cruz. Le siguen la dolorida Nos quedamos solitos y las desconsoladas Por mi puerta que no lo pasen y Que se muere, que se muere.

Con su larga cabellera y ataviada con un vestido negro con flores rojas, Rosalía entona sentada junto a la guitarra de Refree, que acaricia y rasga las cuerdas, en calma inicial y con garra a continuación. Agita con poderío cada acorde como si impusiera toques de rock a los palos de flamenco. Es una máquina de hacer música. Irrumpen ahora con Catalina, con el público ya en el bolsillo, aplaudiendo con entusiasmo al final de la canción y soltando algún que otro piropo a la barcelonesa.

Rosalía, con cierta timidez, contesta y continúa desgranando las melodías, desde Llanto de Sacromonte a Que nadie vaya a llorar o Te venero, esta última al piano, con un Raúl que pisa con fuerzas las teclas del instrumento. La cantaora despliega su voz, se lamenta y aclama hasta que finaliza los cantes dejando, incluso, escapar alguna lágrima. A ratos, sostiene el micrófono con una mano mientras con la otra señala al cielo en un intento de grabar en el aire cada palabra que sale de su boca.

Continúa con De Plata bajo las cuerdas de la guitarra española y, como colofón a esta noche de desvelos, Rosalía decide interpretar I see a darkness, el tema que cierra su disco compuesto por Bonnie Prince Billy. La actuación ha transcurrido en un suspiro. Rápida, en duelo, mecida por los cánticos y el arrullo de la música. 

Abanico de influencias

Están los detractores, abanderados del purismo, que consideran a Rosalía una impostora y la acusan de apropiacionismo cultural en su forma de concebir el flamenco. Lejos de las críticas y dejándonos llevar por la emoción de la música, el poderío artístico avala a esta joven que asegura llevar 13 años bebiendo del cante flamenco, interesada en la lírica vocal y en otras influencias variadas que ayudan a configurar en lo que hoy se ha convertido.

Premio Ojo Crítico de la Música Moderna 2017 de Radio Nacional de España, la historia musical de Rosalía, aunque acaba de comenzar, ya cuenta con acreditadas actuaciones. Su colaboración con C. Tangana en el tema Antes de morirme acumula más de 9 millones de reproducciones en Youtube. También ha teloneado a Miguel Poveda e interpretado Cuando nadie me ve en el homenaje a Alejandro Sanz de los Grammy Latino 2017.

Y por si fuera poco, compagina su talento con su perfil de Instagram jugando a marcar tendencia. Aunque algunos ya la han catalogado como la Patty Smith del flamenco o la Lola Flores del siglo XXI, Rosalía rehúye de etiquetas que para ella solo significan una cosa: ponerse límites. Por eso, reivindica cualquier estilo musical, los cultiva y escoge su propio flamenco que, fuera de corsés, transmite su verdad, versátil y evolucionada.

Ha llegado Rosalía, que suenen las palmas.

Rocío Molina, feminidad del cielo al suelo

Rocío Molina desarma el flamenco en su espectáculo Caída del cielo

Rocío Molina

Vi la primera vez a Rocío Molina de casualidad. Saltó al escenario de un concierto de la fabulosa Sílvia Pérez Cruz, con la que participa en el espectáculo Impulsos, una mezcla de música y danza improvisada en la que Rocío Molina deja claro por qué es Premio Nacional de Danza.  

La bailaora, o “danzaora”, como se hace llamar a sí misma, presentó su espectáculo Caída del cielo el pasado 13 de enero en la sala Concha Velasco del Laboratorio de las Artes (LAVA) de Valladolid, hasta el momento para mí, un desconocido. El espacio nos recibe con un espléndido suelo blanco, puro, frente a una pantalla de cine. Al fondo varias sillas inhiestas se alinean junto al grupo de instrumentos que sonarán en la actuación: guitarra, bajo y batería y voz en clave de flamenco. La formación  que acompaña a Molina (Eduardo Trassierra a la guitarra, José Ángel Carmona al cante y bajo eléctrico, José Manuel Ramos « Oruco » a la percusiones y Pablo Martín Jones a la batería, percusión y electrónica) arranca la actuación con un fragmento del Omega de Lagartija Nick y Enrique Morente ante la mirada de mayores y adolescentes y de algún niño con mucho más sueño que inquietudes.

Rocío aparece en escena con un vestido blanco de flamenca, con volantes que se expanden más allá de su falda. Despacio, desliza su cuerpo por el suelo, comedida, y camina descalza. El comienzo es una demostración de que vamos a ver un flamenco diferente, que respeta la tradición en la que fue concebido, pero se escapa y transforma en un concepto innovador. La bailaora se tumba y cae… va de su cielo al suelo y se abraza en soledad al blanco de su vestido, intuida solo por la luna que la observa desde la pantalla. Acto seguido se retuerce y alza las piernas al aire en un vaivén en que contacta con ella misma, se busca y se reconoce en la feminidad hasta finalizar con su cuerpo desnudo, desprendido del vestido.

Al poco se hace el flamenco, pero lejos de los volantes. En su lugar, Rocío se viste con pantalón ajustado y torera mientras taconea, gira, presume y se divierte. No es de extrañar que hasta el propio Barýshnikov se pusiera a sus pies tras verla bailar. Pareciera que puede hacer lo que quiera. Y lo que quiere es mostrar su particular y descarada versión revitalizada del flamenco, donde es capaz de danzar desde el Omega de Lagartija Nick y Enrique Morente a Camarón y en la que tienen cabida desde un sombrero cordobés hasta unas rodilleras o una bolsa de patatas fritas. Rocío cabalga entre flamenco, rock, metal y quejidos, se crece en cada giro y taconea con una elegancia y esmero en los que bien cabe el asombro.

Création de "Caída del Cielo" de Rocio Molina : Entretien et répétitions from Théâtre de Chaillot on Vimeo.

Feminidad y canto a la libertad

Como ella misma confesó, su actuación nace de sus ovarios, algo que queda patente  a lo largo del espectáculo. Rocío danza con una falda enfangada en sangre que menea por el suelo impoluto. La vida misma naciente, su cuerpo, y ella como mujer, haciendo gala de su feminidad, protagoniza un canto a la libertad, la de expresión y de ella misma.

Rocío concibió esta interpretación para el Theatre Nacional de Chaillot en París, en colaboración con Carlos Marquerie, y ahora pasea por diferentes escenarios para dar rienda suelta a su libertad de danza repleta de vanguardismo, frescura y evolución artística. En esa visión, personal y única, a ratos provocadora y desvergonzada, rinde homenajes a sus dioses flamencos y bebe de inspiraciones tan variadas como el poema de Anne Sexton, En celebración de mi útero, o La divina comedia de Dante. Rocío Molina sabe que los más ortodoxos miran con recelo su arriesgada propuesta, pero prefiere no conocer límites y desplegar su concepción artística en un espectáculo mayúsculo que no deja indiferente  a nadie.

Suscribirse a este canal RSS
Дюшеме http://www.emsien3.com/дюшеме от EMSIEN-3
Дървени летви - колчета http://www.emsien3.com/letvi от ЕМСИЕН-3

Info

  • Baldosas Rojas
  • Todos tenemos nuestro talento. ¿Cuál es el tuyo? Cuéntanoslo y lo publicamos. 
  • Contacto: info@baldosasrojas.com
Дървени талпи http://www.emsien3.com/талпи от ЕМСИЕН-3